La verdad del Centro Cultural de La Calera

Vestirse con lo ajeno y auto-arrogarse obras…es feo

Luego del conflicto con una Universidad que claramente tiene interés de lucrar a todo evento.
Apareció en problema del destino de la propiedad donde antes existió una escuela. Hay que recordar que esto tuvo un costo alto para el alcalde de la época , quien fue suspendido por un tiempo por un mandato judicial.
Para poder obtener el RS (recomendación técnica y social), el terreno debía estar a nombre del municipio y el nuevo proyecto actualizado para financiar.
En el año 2015 comienza el peregrinar de la propiedad (obligado para poder invertir).
El Consejo de La Cultura devuelve el terreno al municipio, este se lo devuelve a Seremi de educación, ésta a bienes nacionales regional y luego al nacional.
Bienes Nacionales, el alcalde visitó al ministro para que éste aceptara la entrega la propiedad, y en diciembre de 2016, a nombre del municipio (propietario inicial de este peregrinar) y recién allí  se puede presentar el proyecto a gobierno regional.
Paralelamente a principio del 2016, el alcalde visita al Ministro de Cultura, y acuerdan hacer un proyecto de ampliación, modificación y término del centro, Además se logra el compromiso de entregar 670 millones por esta ampliación.El municipio, hace este proyecto, con financiamiento propio, aprobado por el concejo, y conocidos por todos a mediados del año 2016.
Con todo ello se permite terminar la carpeta, para solicitar y complementar los recursos para terminar la obra.
Los recursos disponibles actualmente, son principalmente para ampliar el escenario, hacer patios y jardines y equipamiento de última generación donde destaca el moderno sistema de amplificación y sonido. Y una pequeña parte de ellos son para reparar lo dañado.
El proyecto total, elegido por la votación de la población en el 2009 es destacado en www.plataformaarquitectura.cl, por la forma que La Calera se da para tener un mejor proyecto, tiene una inversión total de $ 2.700.000.000.
Recordar si no sigue este largo camino, demolición incluida, los recursos habrían sido recuperados por el consejo de La Cultura. Y Calera tendría nada de nada. Así, cada uno de los capítulos de este trabajo es digno de un acto de una obra teatral, pero afortunadamente con feliz término.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *