Gineco-obstetras de Aconcagua se perfeccionan en el diagnóstico pre-natal de malformaciones congénitas

Curso de la Pontificia de la Universidad Católica de Chile permitirá a médicos unificar criterios para exámenes de ultrasonido.

La totalidad de los médicos gíneco-obstetras de los hospitales San Camilo de San Felipe y San Juan de Dios de Los Andes, participan en un curso de Ultrasonido y Doppler a embarazadas, dictado por la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC) en el auditórium del hospital andino. La actividad académica fue posible gracias a los lazos que profesionales del HOSLA mantienen desde que realizaron su proceso de especialización en la Escuela de Medicina de dicha casa de estudios.

El Jefe del Servicio de Maternidad del HOSLA, Dr. Carlos Saavedra, explicó que la actividad propiciará que los profesionales de ambos establecimientos unifiquen criterios, homologando temas como tener el mismo formato de ecografías en los dos hospitales, a fin de facilitar la comunicación cuando deriven a las pacientes. Para ello la segunda parte del curso – a realizarse en mayo – será práctico, para lo cual trabajarán con ecotomógrafos que serán trasladados al Hospital y con pacientes que participarán en este proceso de capacitación.

El Jefe de la División de Obstetricia y Ginecología de la PUC, Dr. José Andrés Poblete, señaló que la importancia de este curso radica en que en la medida que avanza la tecnología, mejora la oportunidad de un diagnóstico correcto para que las pacientes puedan tener una mejor atención. “En la medida que los diagnósticos son más precoces, los bebés nacen mejor, tienen un soporte neonatal mejor, las madres pueden ser trasladadas con mayor oportunidad y los bebés tienen menos complicaciones al momento de nacer”, explicó el docente. Por ello la importancia de contar con los profesionales de los dos hospitales que cuentan con servicios de Maternidad en Aconcagua.

Por su parte, el Director del HOSLA, Jimmy Walker, señaló que esta es una gran iniciativa del Servicio de Maternidad del Hospital, que permitirá no sólo actualizar a los gíneco-obstetras del Valle del Aconcagua y unificar criterios, sino también avanzar en la consolidación de lazos entre el Hospital y la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *